Cronica El Cabezo 18 Octubre 2014

Fecha: 18 Octubre
Organización: GESTORES CINEGÉTICOS
Finca: El Cabezo
Provincia: Sevilla
Característica: Abierta
Puestos: 35
Resultado: 41 venados, 9 gamos, 40 jabalíes y 89 hembras

 

Amanecía el pasado sábado día 18 en Sevilla con un cielo raso y una temperatura de 17º. Todo hacía presagiar que pasaríamos un soleado y estupendo día de montería. La única duda era saber si el calor y las altas temperaturas permitirían a los canes trabajar como se esperaba de ellos.

Las expectativas eran altas: el año anterior no se había cazado, y dos años atrás, en la última montería, el resultado de reses abatidas era de lo más prometedor.

Nos reunimos a las 8h30 en una pequeña explanada de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla). Unas riquísimas migas, bien acompañadas por sus ricos trozos de tocino y un huevo frito nos daban la bienvenida a lo que iba a ser una divertidísima jornada de caza que no dejaría a nadie insatisfecho. Íbamos a cazar El Cabezo.

Después de coger fuerzas con el desayuno, rápidamente comenzaría el sorteo: 35 sobres con las posturas encima de la mesa. Una mano inocente para sacar un primer número de la lista, y a partir de ahí, por orden, uno tras otro, todos los monteros íbamos pasando a recoger nuestra postura.  La suerte estaba echada.

Sin perder tiempo, de inmediato, las diferentes armadas fueron saliendo según el orden establecido, junto a su respectivo postor.

Una vez dentro de la finca, lo primero que llamó nuestra atención fue lo levantado que estaba el monte al paso de los guarros. Sin duda, la finca tenía mucho jabalí.

Empezábamos desde el coche a ver las primeras reses. Unas 6-7 gamas seguidas de un bonito gamo. Un venado se tapaba a 70 m detrás de una jara. Unas ciervas al trote por el testero de enfrente.  La ilusión y los nervios nos invaden.

Una vez en el puesto, lo primero: LA SEGURIDAD.  Comprobamos rápidamente que los puestos estaban perfectamente marcados, con seguridad y distancia suficiente entre ellos.  Una vez comprobado esto,  rápidamente nos colocamos en nuestra postura, preparamos los rifles y nos quedamos atentos al movimiento de las primeras reses.

No habían soltado todavía los perros, y se habían escuchado ya los 50-60 primeros disparos.

Por un  testero que teníamos de frente, a unos 150 m. íbamos viendo venados y pepas faldeando y dejándose asomar entre las jaras de un sitio para otro.

La mañana transcurrió entre ladras, tiros y carreras, sin dejar tiempo al aburrimiento.

A las 14h30 empezábamos a recoger para ir a ver las reses abatidas, marcarlas, y señalar al postor dónde estaban para que después, las mulas, pudiesen hacer su trabajo.

A la llegada al cortijo, unas mesas redondas, perfectamente dispuestas con mantel y servilleta de hilo, nos esperaban cargadas de embutidos ibéricos, refrescos y bebidas de todo tipo.

Ataulfo, con su catering, hizo una vez más las delicias de los cazadores, con unos riquísimos garbanzos, acompañados de varios y bien servidos entrantes.

A continuación, una barra libre amenizaba la tarde a cazadores, organizadores y propiedad, que con ilusión y satisfacción por la jornada vivida, narraban sus lances y vivencias mientras los últimos carros terminaban de traer las reses del campo hasta completar un plantel de 41 venados, 40 guarros, 9 gamos, 80 ciervas y 9 gamas, abatido entre 35 posturas.

Todo un éxito de organización por parte de GESTORES CINEGÉTICOS, y de gestión par parte de la PROPIEDAD.

 

Contactanos

  • 640 341 961